Epilepsia: nuevas perspectivas

La epilepsia afecta a más de 65 millones de personas en todo el mundo y tiene el impacto más fuerte en las regiones en vía de desarrollo. En Colombia, la prevalencia documentada es de 11,3 por cada 1.000 habitantes. Hasta el 70% de las personas con epilepsia tienen un control completo de las convulsiones con los fármacos antiepilépticos actuales y otros tratamientos disponibles, sin embargo, a pesar de los recientes avances terapéuticos, aproximadamente el 30% padece epilepsia refractaria, y en América Latina hasta un 60% no es diagnosticado o no recibe tratamiento por problemas de disponibilidad o alto costo.1, 2

Los avances en la comprensión de los mecanismos de la epilepsia, que conducen a la identificación de posibles nuevos tratamientos, son necesarios para cerrar las brechas terapéuticas actuales en la atención de pacientes con epilepsia refractaria. Por otra parte, el enfoque en las convulsiones como el problema típico de las personas con epilepsia pierde de vista aspectos importantes como el espectro de desafíos que enfrentan los pacientes y sus familias, entre los que se incluyen el estigma social, las limitaciones educativas y laborales, los efectos secundarios de los fármacos antiepilépticos y los problemas cognitivos y psiquiátricos, que pueden ser progresivos para muchos pacientes.1

 

En Colombia se realizó un estudio de corte transversal con el objetivo de describir las características clínicas y sociodemográficas de pacientes con epilepsia que acudieron a un centro de referencia entre 2013 y 2016. Se estudiaron 354 pacientes con edad promedio de 37 años. El 57% presentó crisis de tipo focales, el 38% de tipo generalizada y el 6% sin clasificar. Las etiologías más prevalentes fueron la criptogénica (21%) y la traumática (14%). El 18% de los pacientes presentó comorbilidad psiquiátrica, y el 40% algún grado de deterioro cognitivo. Así mismo, el 40% refirió efectos adversos de los antiepilépticos en algún momento durante el tratamiento. El manejo farmacológico con antiepilépticos en monoterapia se dio en el 36%, la farmacorresistencia de presentó en el 37% y en el 14% se realizó intervención quirúrgica.2

 

En este estudio se observó que la comorbilidad psiquiátrica, el deterioro cognitivo, las reacciones adversas a los antiepilépticos y la farmacorresistencia son frecuentes en los pacientes epilépticos colombianos.2

 

Debido a la falta de una comprensión más profunda de la farmacorresistencia, hay una escasez de opciones adaptadas de tratamiento. Actualmente, los tratamientos no están individualizados y la medicina de precisión para mejorar la eficacia y reducir la toxicidad siguen siendo objetivos futuros.1

 

Los avances de las técnicas de secuenciación genómica pueden identificar nuevos genes y elementos reguladores que influyen en la profundidad de las raíces de las epilepsias dentro de los circuitos cerebrales y en la resistencia a los antiepilépticos. A medida que crece el espectro de genes implicados en la génesis de las convulsiones y la epileptogénesis, hay más blancos disponibles para posibles tratamientos. Se espera que, con base en los estudios, se una logre una legislación en salud más integral que mejore la calidad de vida de los pacientes epilépticos, teniendo en cuenta todas las variables relacionadas con la enfermedad.1, 2

 


Referencia:

  1. Billakota S, Devinsky O, Kim KW. Why we urgently need improved epilepsy therapies for adult patients. Neuropharmacology. 2020 Jun 15;170:107855.
  2. Orozco-Hernández JP, Quintero-Moreno JF, Martín-Medina DS, Castaño-Montoya JP, Hernández-Coral P, Pineda M, et al. Perfil clínico y sociodemográfico de la epilepsia en adultos de un centro de referencia de Colombia. Neurología. 2019;34(7):437-444.

Publicaciones Recomendadas