Falla cardíaca explicada desde la alteración tiroidea

falla-cardiaca-noticias

La falla cardíaca es la manifestación final de las enfermedades cardiovasculares, las cuales continúan encabezando la lista de causas de muerte no traumática a nivel mundial. Aunque a la falla cardíaca puede llegarse por varios caminos, uno particular por ser fácilmente intervenido y a la vez, fácilmente olvidado, es la alteración tiroidea. Conozca como la desregularización de estas hormonas conducen al daño irreversible del corazón.

El síndrome clínico denominado falla cardíaca se desarrolla por una disfunción crónica a nivel estructural o funcional del corazón, lo que determina la incapacidad progresiva para lograr un llenado ventricular o una fracción de eyección adecuados. Aunque muchos caminos conducen a la falla cardíaca, un enfoque innovador es considerar que los factores que regulan la función del corazón pueden contribuir, o incluso desencadenar el desarrollo de este síndrome.

Dentro de estos factores, las hormonas tiroideas tienen un rol central en la regulación del sistema cardiovascular y especialmente del corazón, por lo que cambios pequeños en los niveles plasmáticos o tisulares de éstas, se asocian a alteraciones significativas de la función cardíaca y vascular. Más relevante aún, es la evidencia clínica y experimental de que una proporción significativa de pacientes con falla cardíaca establecida presentan alguna forma de disfunción tiroidea.

Es menester recordar que las hormonas tiroideas (T4 y la forma activa T3) se unen a receptores nucleares específicos en los cardiomiocitos y actúan como inotrópicos y cronotrópicos positivos al activar la transcripción de genes específicos relacionados con la transcripción de las cadenas pesadas de miosina y de los transportadores de sodio/potasio ATP´asas y calcio ATP´asa.


Cuando se establece una disfunción tiroidea, ya sea por elevación o disminución de los niveles de hormonas, estos mecanismos se alteran y contribuyen al desarrollo de la falla cardíaca de la siguiente manera:

*Hipotiroidismo: Tanto el establecido como el subclínico pueden relacionarse con hipertrofia del ventrículo izquierdo, engrosamiento de las paredes cardíacas, disminución de la fracción de eyección, bradicardia e hipotensión, así como aumento de la resistencia vascular periférica y de los factores de riesgo para ateroesclerosis como hipercolesterolemia e hipertension diastólica. 

*Hipertiroidismo: Incrementa el riesgo de fibrilación atrial y al asociarse con estados hiperdinámicos, aumenta la fracción de eyección, reduce la resistencia vascular, incrementa la precarga, la contractilidad y la frecuencia cardíaca. De no ser tratado, el hipertiroidismo lleva a la falla cardíaca secundaria a hipertrofia ventricular, arritmias y enfermedad coronaria relacionada con arterioesclerosis.

*Síndrome de T3 baja: Caracterizado por niveles bajos de T3 con niveles normales de TSH y pacientes sin síntomas o antecedentes de enfermedad tiroidea. Se desarrolla en pacientes críticamente enfermos y particularmente durante la falla cardíaca, posiblemente debido a activación de las deionidasas D3 cardíacas lo que lleva a una caída local de T3. Esto a su vez se ha relacionado con aumento de la presión en la aurícula derecha y disfunción diastólica. 

*Disminución tisular focal de hormonas tiroideas: Además de la caída de los niveles locales de T3 por activación de las deionidasas D3, puede darse un “hipotiroidismo local” por disminución de los receptores nucleares tiroideos, lo cual puede empeorar la insuficiencia cardíaca.

Conocer la influencia de la función tiroidea en el desarrollo de la falla cardíaca no solo permite ampliar nuestro conocimiento sobre esta patología, sino que abre la posibilidad de tratamiento mediante suplementación con hormona tiroidea como parte del tratamiento integral, lo cual podría disminuir la mortalidad asociada al cuadro y mejorar la calidad de vida de los pacientes.


Referencia:

Vale, C. et al. The Role of Thyroid Hormones in Heart Failure. Cardiovascular Drugs and Therapy. April 2019, Volume 33, Issue 2, pp 179 – 188.

Publicaciones Recomendadas