Que la edad no sea un dolor más: manejo del dolor agudo en adultos mayores

adultos mayores

El tratamiento del dolor agudo requiere una atención especial cuando se enfoca en los adultos mayores de 65 años, ya que, a medida que aumenta la edad, ocurren varios cambios fisiológicos que afectan la forma en que se diagnostica y se maneja el dolor. Debido a que en esta población la incidencia del dolor agudo postoperatorio es muy alta, es importante tener en cuenta estos cambios al evaluar el dolor y determinar cuáles son los tratamientos adecuados. 

Cuando hay un manejo eficaz del dolor agudo, especialmente en el perioperatorio, los adultos mayores logran una menor morbilidad y mortalidad, una recuperación más rápida, estancias hospitalarias más cortas y menores costos de atención médica.1

Tratar el dolor agudo en adultos mayores es todo un desafío, puesto que ellos suelen tener más comorbilidades que los pacientes jóvenes, las interacciones farmacológicas son frecuentes y la polifarmacia está presente entre el 20% y el 40% de los adultos mayores que son admitidos en un hospital. Además, la prescripción potencialmente inapropiada de medicamentos pone a los ancianos en riesgo de reacciones adversas.2

El tratamiento del dolor agudo en pacientes de edad avanzada tiene un enfoque multidisciplinario que combina modalidades farmacológicas y no farmacológicas para maximizar el estado funcional del paciente y anticipar y controlar los efectos secundarios del tratamiento.2

Aunque la esencia del tratamiento para el dolor agudo es la farmacoterapia, su eficacia aumenta significativamente con la educación del paciente y las intervenciones multimodales, como la fisioterapia, el apoyo psicosocial y los tratamientos complementarios y alternativos. La clave del éxito en el manejo del dolor es la evaluación y el tratamiento frecuentes dirigidos según el tipo de dolor. De acuerdo con la escala analgésica de la OMS, se recomienda:2

·      Dolor leve: analgésicos no opiodes con y sin adyuvantes.2

·      Dolor moderado: opiodes débiles con o sin adyuvantes.2

·      Dolor intenso: opiodes fuertes con o sin adyuvantes.2

Por su parte, en el manejo del dolor postoperatorio el objetivo es aliviar el dolor con opiodes, según sea necesario, al tiempo que se utilizan estrategias para evitar su uso excesivo:2

·      En la evaluación perioperatoria se debe proporcionar información básica sobre las comorbilidades, el estado funcional, afectivo y cognitivo.2

·      Apuntarle a un control del dolor adecuado pero no completo.2

·      Prescribir la dosis más baja de opiodes necesaria para lograr una analgesia adecuada. La elección de la medicación debe ajustarse con respecto a la comorbilidad, la función cognitiva y la reserva de órganos.1, 2

·      Reevaluar frecuentemente las necesidades de opiodes.2

·      Evaluar cualquier dolor de nueva aparición, especialmente dolor de espalda, pelvis, abdomen o cadera.2

·      El dolor debe tratarse con tanta seriedad en los ancianos como en los pacientes más jóvenes, porque puede provocar consecuencias, como el delirio.1


Referencia:

1.     Rajan J, Behrends M. Acute Pain in Older Adults: Recommendations for Assessment and Treatment. Anesthesiol Clin. 2019;37(3):507-520.

2.     Lin RJ, Siegler. Acute Pain Management in Older Adults. En: Cordts G, Christo P. Effective Treatments for Pain in the Older Patient. 2019; Springer, New York, NY. p. 35-52.

Publicaciones Recomendadas