Microbioma, un universo de respuestas en síndrome de colon irritable

mocrobioma

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno gastrointestinal caracterizado por dolor abdominal recurrente asociado con cambios en la frecuencia y forma de las heces. El SII es el principal motivo de consulta que recibe el gastroenterólogo. Se estima que alrededor del 15% de la población general se ve afectada, aunque algunos estudios informan hasta un 45%. Generalmente, las mujeres sufren más de SII que los hombres, en una proporción de 2:1, y el pico de la enfermedad a menudo inicia en la adultez temprana. Los pacientes con SII se distribuyen en 3 subtipos: SII con diarrea predominante (SII-D), SII con estreñimiento predominante (SII-E) y SII mixto (SII-M). En las mujeres es más común el SII-E; y en los hombres, el SII-D.1, 2

La fisiopatología del SII no está del todo clara. Sin embargo, esta puede incluir alteraciones en la microbiota intestinal, la motilidad gastrointestinal, la sensibilidad visceral, la permeabilidad intestinal y el eje cerebro-intestino. Además, puede ocurrir como consecuencia de una infección o factores psicológicos estresantes. Cuando ocurre después de una infección, se conoce como SII posinfeccioso y suele presentarse después de una gastroenteritis aguda bacteriana, viral o protozoaria. En estos casos, aproximadamente el 20% de los pacientes desarrollarán síntomas de SII.1, 2

Debido a la naturaleza multifactorial del SII, actualmente no existe una estrategia de manejo única para un subtipo particular de SII que se haya adoptado universalmente.1

La rifaximina es un antibiótico con actividad de amplio espectro frente a bacterias aerobias y anaerobias Grampositivas y Gramnegativas, mínimamente absorbido, derivado del macrólido rifamicina, que ejerce efectos moduladores sobre la microbiota intestinal. Este antibiótico no sistémico está indicado para el tratamiento de adultos con SII-D.1, 3

En 2 estudios de fase III, aleatorizados, doble ciego y controlados con placebo se demostró que un ciclo de 2 semanas de 550 mg de rifaximina, 3 veces al día, mejora los síntomas generales del SII-D durante ≥2 de las primeras 4 semanas posteriores al tratamiento. El beneficio terapéutico con un ciclo de 2 semanas de rifaximina frente al placebo fue aproximadamente del 10%, y este beneficio se mantuvo al menos 10 semanas sin tratamiento.1

En un estudio de repetición de tratamiento de fase III se evaluaron la eficacia y la seguridad de hasta 3 ciclos de tratamiento con rifaximina de 2 semanas para controlar la recurrencia de los síntomas del SII-D. De 2438 pacientes con SII-D que recibieron un ciclo de 2 semanas de 550 mg de rifaximina, 3 veces al día, 1074 (44,1%) lograron una respuesta positiva con respecto al dolor abdominal y la consistencia de las heces. Los 636 pacientes que presentaron recurrencia subsecuente de los síntomas del SII dentro de las 18 semanas de seguimiento sin tratamiento ingresaron a una fase aleatorizada, doble ciego, controlada con placebo para examinar la eficacia y seguridad del tratamiento repetido con rifaximina.1

Un porcentaje significativamente mayor de pacientes que recibieron tratamiento repetido con rifaximina (328) lograron una respuesta positiva, en comparación con placebo (308) durante ≥2 de las primeras 4 semanas posteriores al tratamiento (38,1% versus 31,5%, respectivamente). En este estudio, hasta 3 ciclos de rifaximina fueron bien tolerados, con una incidencia comparable de eventos adversos entre los grupos (rifaximina, 42,7%; placebo, 45,5%).1

El uso de rifaximina no parece causar resistencia a los antibióticos, ya que las muestras fecales de pacientes con SII-D que recibieron ciclos de 2 semanas de tratamiento repetido con rifaximina no mostraron resistencia a 11 antibióticos diferentes. Una ventaja de la rifaximina, en comparación con otros agentes que deben usarse diariamente, es que un ciclo de 2 semanas puede mejorar los síntomas hasta por 10 semanas.1


Referencia:

1.     Cangemi DJ, Lacy BE. Management of irritable bowel syndrome with diarrhea: a review of nonpharmacological and pharmacological interventions. Therap Adv Gastroenterol. 2019;12:1756284819878950.

2.     Hadjivasilis A, Tsioutis C, Michalinos A, Ntourakis D, Christodoulou DK, Agouridisa AP. New insights into irritable bowel syndrome: from pathophysiology to treatment. Ann Gastroenterol. 2019Nov-Dec;32(6): 554–564.

3.   Ponziani FR, Zocco MA, D’Aversa F, Pompili M, Gasbarrini A. Eubiotic properties of rifaximin: Disruption of the traditional concepts in gut microbiota modulation. World J Gastroenterol. 2017; 23(25): 4491-4499.

Publicaciones Recomendadas