Qué origina el acné, ese es el punto

Aunque el acné es la enfermedad cutánea más común, no existe una comprensión clara de por qué los humanos son los únicos que la padecen. Excepto las formas menores de acné en perros y gatos, esta enfermedad no ocurre espontáneamente en otros animales.1

Si bien existen varios tipos de acné, el acné vulgar representa el 99% de las presentaciones clínicas. A pesar de que cualquier grupo de edad puede verse afectado, el acné es principalmente un trastorno de la adolescencia, con una prevalencia estimada del 85% entre los 12 y 25 años.1

Una hipótesis que podría explicar por qué los humanos desarrollan acné tiene que ver con una adaptación evolutiva para ayudar a lidiar con la distocia a través de la presencia de glándulas sebáceas en el cuero cabelludo, la frente y la cara. Se sabe que el acné solo ocurre donde hay subconjuntos especiales de glándulas sebáceas, es decir, folículos sebáceos, y estas glándulas se encuentran en mayor densidad en la frente y en la cara. Sin embargo, no está claro a qué se debe su alta concentración en estas áreas del cuerpo.1

Las glándulas sebáceas se desarrollan después del cuarto mes de gestación y son grandes y bien desarrolladas al nacer, impulsadas principalmente por las hormonas maternas que atraviesan la placenta. Estas glándulas se contraen durante la infancia, pero vuelven a agrandarse en el inicio de la adrenarquia como resultado del desarrollo de la zona reticular, que es una nueva zona de la corteza suprarrenal. La adrenarquia es un proceso relacionado con la pubertad, distinto de la maduración y función del eje hipotalámico-pituitario-gonadal (HPG). La conversión de precursores suprarrenales en andrógenos tisulares activos está implicada en el desarrollo completo de las glándulas sebáceas durante la vida intrauterina y la adrenarquia, mientras que los andrógenos gonadales intervienen principalmente en la pubertad.1

Las glándulas sebáceas fetales también producen vérnix caseoso, que es una biopelícula blanca y cremosa de origen natural que cubre la piel del feto en el último trimestre del embarazo. Se cree que la función del vérnix caseoso es ayudar a regular la temperatura después del nacimiento, proporcionar una cobertura antibacteriana y actuar como una película para minimizar la fricción del feto durante el parto.1

Dado que la cabeza y los hombros son las partes más anchas del feto, y pueden causar obstrucción en el trabajo de parto, la mayor concentración de glándulas sebáceas en estas áreas del cuerpo podría conferir una ventaja evolutiva selectiva al lubricar las partes más anchas del bebé para permitir un paso más fácil a través del canal vaginal. Otras funciones propuestas para las glándulas sebáceas y el sebo incluyen efectos antioxidantes o antibacterianos, feromónicos y termorreguladores. Las glándulas sebáceas también regulan la esteroidogénesis cutánea, la síntesis de andrógenos, las interacciones con neuropéptidos, la síntesis de lípidos específicos con actividad antimicrobiana y propiedades inflamatorias mixtas.1

Al intentar responder la pregunta de por qué los humanos tienen acné, se ha formulado la hipótesis de la adaptación evolutiva de las glándulas sebáceas para ayudar a reducir la distocia. Posteriormente, estas glándulas son estimuladas de manera inapropiada y patológica para inducir la enfermedad del acné.1


Referencia:

  1. Shannon JF. Why do humans get acne? A hypothesis. Medical Hypotheses. 2020;134:109412.