Síndrome doloroso de múltiples morbilidades: ¿el origen del dolor crónico?

El dolor crónico es una de las condiciones que más afectan a la población adulta y anciana. En Estados Unidos, su prevalencia es del 52,9% en las personas con más de 65 años. En Colombia, de acuerdo con el VIII Estudio Nacional de Dolor, de 1583 personas encuestadas, el 47% informó tener dolor durante más de 3 meses. El dolor crónico afecta al 70% de los pacientes que presentan al menos una enfermedad crónica, y depende de factores biológicos, genéticos, psicosociales y ambientales, cuya interacción es compleja y no se comprende completamente.1,2

Varias condiciones crónicas tienen signos y síntomas que no pueden explicarse del todo, y que probablemente se deban a mecanismos fisiopatológicos, con procesos biológicos o emocionales subyacentes. Aunque las enfermedades crónicas con síntomas somáticos inexplicables tienen una prevalencia del 11%, menos de la mitad de estas reciben tratamiento adecuado.1

Teniendo en cuenta las evidencias previas de estados de multimorbilidad, que se asocian con dolor crónico, y la alta frecuencia de comorbilidades psiquiátricas y síntomas somáticos inexplicables en pacientes con varias enfermedades asociadas, el dolor crónico podría considerarse parte de un síndrome doloroso de multimorbilidad.1

Las enfermedades crónicas, principalmente aquellas que se asocian con síntomas somáticos inexplicables, suelen asociarse con episodios continuos de dolor, como en la fibromialgia. Por tanto, la hipótesis de un estudio retrospectivo realizado en Brasil, es que el dolor crónico debe considerarse parte de un síndrome que incluye otras enfermedades crónicas y estados patológicos, especialmente enfermedades con síntomas somáticos inexplicables.1

Este estudio se hizo a partir de una base de datos de 306 personas, que incluía pacientes del Grupo Interdisciplinario de Dolor del Departamento de Neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo, y voluntarios sanos, en su mayoría familiares y conocidos de los pacientes.1

En el 83% de la muestra se diagnosticó dolor crónico (n=254). Hubo una mayor frecuencia en las mujeres (n=199) y una edad media más alta (53,60 ± 18,076 años) en el grupo de pacientes, en comparación con los controles. En el 71,6% de los pacientes se observaron enfermedades crónicas (n=219), y el 61,6% (n=135) tenía al menos una enfermedad con síntomas somáticos inexplicables. El tipo de enfermedad crónica más frecuente fue la cardiovascular (39,2%), seguida de las enfermedades otorrinolaringológicas (20,9%) y la gastritis (19%).1

El estudio mostró que las enfermedades crónicas fueron más prevalentes en pacientes con dolor crónico, quienes estaban tomando más medicamentos y presentaban más trastornos del sueño, síntomas estomacales, entumecimiento y xerostomía. Las enfermedades con síntomas somáticos inexplicables se correlacionaron con el número de áreas de dolor y fueron la característica más relevante en el modelo de regresión del dolor crónico.1

En conclusión, las enfermedades con síntomas somáticos inexplicables estaban fuertemente relacionadas con el dolor crónico, incluida la fibromialgia. Estos hallazgos sugieren que el dolor crónico debe ser analizado en futuros estudios longitudinales como parte de un síndrome de multimorbilidades, para encontrar estrategias que mejoren la calidad de vida de los pacientes, sobre todo en la vejez.1


Referencia:

  1. De Siqueira S, De Siqueira JT, Teixeira MJ. Chronic pain, somatic unexplained complaints and multimorbidity: A mutimorbidity painful syndrome? Medical Hypotheses. 2020;138:109598.
  2. Guerrero-Liñeiro AM, Gómez-López MP. VIII Estudio Nacional de Dolor 2014. Prevalencia del dolor crónico en Colombia [Internet]. Disponible en: https://bit.ly/32XN1pd.

Publicaciones Recomendadas